Los numerosos cambios hormonales, físicos y emocionales que ocurren durante el período de gestación provocan una sensación de cansancio extremo en las mujeres embarazadas; sin embargo, precisamente cuando más necesitan dormir, les resulta cada vez más difícil encontrar una posición cómoda para hacerlo. En este artículo, revisaremos el impacto de las distintas posiciones para dormir en la salud de la madre y el bebé, de acuerdo con los diversos estudios científicos que se han ocupado del tema.

¿Cuál es la mejor posición para dormir durante el embarazo?

Varios estudios afirman que, sobre todo durante el último trimestre –es decir, de la semana 28 en adelante–, las mujeres embarazadas deben dormir de lado, con las rodillas flexionadas y un cojín entre las rodillas para mantener recta la línea de la columna. Esto permite reducir el peso sobre el útero y las caderas, así como disminuir el dolor en la zona lumbar; además, esta posición es óptima para mejorar el estado de las articulaciones. Esta postura no sólo está indicada para dormir por la noche; también se recomienda durante las siestas y, en general, cada vez que la paciente se acueste para descansar.

¿Por qué es mejor dormir de lado?

Dormir sobre la espalda puede duplicar el riesgo de muerte fetal durante el tercer trimestre, debido a que el peso de la barriga podría comprimir arterias importantes como la vena cava, responsable del flujo sanguíneo desde la parte inferior del cuerpo hasta el corazón. Si esto ocurre, se reduce el flujo de sangre hacia el útero y, por lo tanto, el flujo de oxígeno al feto.

¿De qué lado debo dormir? ¿Del derecho o del izquierdo?

La investigaciones han demostrado que dormir sobre el costado izquierdo disminuye la presión sobre la vena cava [enlace]; si dormir de ese lado es lo más cómodo para la gestante, puede hacerlo sin preocupación. Ahora bien, un reciente estudio del Lancet Review of Scientific Studies (2019)  concluyó que ambos lados son igualmente seguros. Esto es una buena noticia para aquellas mujeres que prefieren dormir sobre el costado derecho o que quieren cambiar de lado durante la noche.

¿Desde cuándo debo comenzar a dormir de lado?

Si una mujer embarazada acostumbra dormir sobre la espalda o bocabajo, no hay necesidad de cambiar la posición durante el primer trimestre; pero a partir del segundo, lo mejor es empezar a formar el hábito de dormir de lado. Hacer ese cambio de manera temprana hace más fácil acostumbrarse a dormir en la nueva posición desde antes de llegar al tercer trimestre, cuando ya es muy recomendable hacerlo de lado. Lo importante es que la gestante forme el hábito para mantener esa posición cada vez que se duerma.

¿Qué pasa si me coloco de espalda mientras duermo?

Muchos estudios han demostrado [enlace] que la posición en que nos quedamos dormidos es la que mantenemos durante la mayor parte del sueño; por esta razón, es muy importante que las mujeres embarazadas procuren comenzar la siesta o la noche en la postura recomendada, es decir, de lado. Ahora bien, durante el sueño es normal cambiar de posición varias veces; si la gestante despierta sobre la espalda o bocabajo, no tiene que preocuparse; simplemente, debe regresar a la posición recomendada y seguir durmiendo.

¿Qué pasa si no puedo dormir?

Hay muchas razones por las cuales puede ser difícil conciliar el sueño durante el embarazo. En este artículo te compartimos algunas recomendaciones para dormir mejor durante la gestación. Si el problema es grave puede ser síntoma de algo más, como depresión o angustia; por esta razón, es muy importante que las mujeres embarazadas hablen de lo que les ocurre con su equipo médico, su pareja, sus amigos y su familia. En un embarazo sano y sin complicaciones, la probabilidad de muerte fetal es baja; dormir en la posición adecuada es una buena estrategia para reducir aún más ese riesgo.

 

Fuentes: Lancet, RCOG, NCT, NHS