Una de las dudas que muchas mujeres expresan con frecuencia es cómo distinguir entre la menstruación y el llamado “spotting” o “sangrado de implantación”. Dado que uno de los primeros signos del embarazo es la amenorrea –es decir, la ausencia de la menstruación–, la presencia del “spotting” puede dar pie a confusiones.

 

¿A qué se debe el sangrado de implantación?

El sangrado de implantación ocurre cuando el óvulo fertilizado se adhiere al revestimiento del útero. Lo experimenta alrededor del 25% de las mujeres, entre 10 y 14 días después de la fecundación; esto suele resultar confuso, pues el “spotting” se presenta más o menos al mismo tiempo en que normalmente se esperaría la menstruación.

 

¿Cuáles son las diferencias entre la menstruación y el sangrado de implantación?

El sangrado menstrual típico dura de tres a cinco días; es más profuso al inicio y, de manera progresiva, va disminuyendo su intensidad. El sangrado de implantación, en cambio, es más ligero que el del período común, dura menos –uno o dos días– y, por lo general, se experimentan menos calambres o cólicos. En ocasiones, se acompaña de otros síntomas tempranos de embarazo, como el aumento de la sensibilidad olfativa. Además, en el caso del “spotting”, la sangre suele ser de color marrón oscuro –aunque a veces puede ser rosa–, lo que significa que es más antigua.

 

¿Cómo se puede distinguir entre un aborto espontáneo y el sangrado de implantación?

La presencia de sangre de color rojo brillante significa que hay un sangrado activo, sobre todo si la gestante expulsa coágulos y siente dolor. Cuando el sangrado es abundante y se experimentan calambres o cólicos fuertes, similares a los de la menstruación, es posible que se trate de un aborto espontáneo. Si además se presentan síntomas como cansancio y mareos, es muy importante acudir a la unidad de urgencias o comunicarse con el equipo médico; lo más probable es que se indiquen una ecografía pélvica, un hemograma y una prueba de la hormona beta-HCG (gonadotropina coriónica humana) para hacer el diagnóstico correcto.

 

¿Qué impacto tiene el sangrado de implantación en el embarazo?

El principal impacto del “spotting” es que muchas mujeres, al confundirlo con una menstruación común, no se enteran de que están embarazadas sino hasta el siguiente mes, lo cual podría dificultar el cálculo de la fecha probable de parto. Por esta razón, se recomienda la realización de una ecografía temprana para determinar la edad gestacional con mayor precisión.

El impacto emocional del “spotting” no debe pasarse por alto; la angustia que provoca la posibilidad un embarazo fallido puede generar mucho estrés en la gestante. Aquellas mujeres que hayan sufrido abortos con anterioridad, o que simplemente se sientan preocupadas, deben acudir a su equipo médico para aclarar si se trata de un sangrado benigno de implantación o de algo más serio.

El sagrado de implantación no requiere de ningún tratamiento y desaparece por sí solo en un lapso de veinticuatro a cuarenta y ocho horas.

Fuentes: Mayo Clinic, John Hopkins Hospital, American Pregnancy Association