Las náuseas y los vómitos son indicadores positivos de que ha ocurrido el embarazo; sin embargo, cuando éstos son excesivos, pueden tener efectos negativos tanto en la madre como en el bebé. Algunas de estas posibles consecuencias adversas son bajo peso en el recién nacido, hemorragias y parto prematuro, entre otras.

¿Qué es la hiperémesis gravídica o hyperemesis gravidarum?

La hiperémesis gravídica, o vómito pernicioso del embarazo, es una complicación que llega a presentarse durante la gestación y que impacta de manera negativa en la salud de las mujeres embarazadas, pues interfiere con la homeostasis, provoca deficiencias en los electrolitos, afecta la función renal y, además, puede tener consecuencias fetales adversas.

Las náuseas y los vómitos son frecuentes durante la gestación; entre el 70 y el 85% de las mujeres embarazadas experimentan este molesto síntoma. La hiperémesis gravídica, en cambio, se presenta en el 2.3% de los embarazos; se trata de una afección caracterizada por vómitos excesivos e incontrolados que requieren hospitalización, ya que pueden provocar deshidratación grave, atrofia muscular, desequilibrio electrolítico y pérdida de más del 5% del peso corporal. Los síntomas de este trastorno suelen alcanzar su punto máximo en la semana 9 de la gestación y desaparecen alrededor de la semana 20. Si no se trata de manera adecuada y oportuna, puede tener consecuencias serias, que incluyen alteraciones neurológicas e, incluso, la muerte materna.

 

¿Cómo se pueden diferenciar las náuseas comunes de la hiperémesis gravídica?

La gran diferencia entre las náuseas comunes y la hiperémesis gravídica es la severidad de los vómitos. Las mujeres con hiperémesis suelen perder más del 5% de su peso corporal, presentan vómitos que persisten más allá del primer trimestre y, en ocasiones, llegan a requerir hospitalización. Es probable que una gestante con esa condición tarde semanas o incluso meses en recuperarse, y puede necesitar ayuda para cuidar de sí misma. Si existe la sospecha de hiperémesis gravídica, es muy importante acudir con el médico para obtener un diagnóstico y recibir el tratamiento correspondiente.

 

¿Quiénes están en riesgo de presentar esta condición y cuáles son sus causas?

Aún no se conocen las causas de la hiperémesis gravídica. Sin embargo, se ha observado que las mujeres que presentan embarazos múltiples (mellizos o más) suelen desarrollar esta condición con mayor frecuencia. Asimismo, las mujeres que sufrieron de hiperémesis durante un embarazo anterior tienen un alto riesgo de recurrencia. Algunos estudios han mostrado que existe una conexión entre los antecedentes familiares y el riesgo de presentar la condición en el embarazo.

 

¿Cómo puedo aliviar los síntomas?

Algunos cambios sencillos en los hábitos alimenticios y el estilo de vida pueden ayudar a aliviar los síntomas de la hiperémesis, por ejemplo:

Los tratamientos por medio de fármacos se deben realizar bajo supervisión médica.

 

¿Qué otros impactos tiene la hiperémesis en el embarazo?

La hiperémesis gravídica es una condición poco conocida y, en general, mal comprendida; por esta razón, las mujeres que la padecen no suelen recibir el apoyo físico y emocional que necesitan. Con mucha frecuencia, las personas que rodean a la gestante creen que su malestar es una “exageración” o que tiene un origen psicosomático [enlace: https://www.liebertpub.com/doi/abs/10.1089/152460901300233948], y que las náuseas son parte del embarazo; sin embargo, está comprobado que la hiperémesis gravídica es una condición biológica. A pesar de que existen pocos estudios enfocados a determinar los impactos psicológicos de esta dolencia, un meta-análisis de sus resultados [enlace: https://www.magonlinelibrary.com/doi/full/10.12968/bjom.2018.26.2.109#:~:text=The%20main%20themes%20were%3A%20social,and%20changes%20to%20family%20plans] ha permitido identificar los siguientes:

  • aislamiento social
  • aumento en el riesgo de depresión o ansiedad prenatal
  • cambios en la planificación familiar y en las relaciones interpersonales
  • en casos extremos, sensación de muerte o ideas suicidas

 

Es muy importante conversar de estos temas con el equipo médico para acceder al apoyo psicológico necesario para disminuir el impacto de la condición.

 

Fuentes: www.hyperemesis.org; Stanford Children’s Hospital