Las ecografías o ultrasonidos son una herramienta fundamental para el control de un embarazo saludable. Se realizan como parte de una estrategia enfocada a la prevención y al diagnóstico precoz de cualquier riesgo materno-fetal durante la gestación. Dado que permiten examinar la conformación del feto, así como el estado de la placenta y el líquido amniótico, ofrecen a los médicos información valiosa sobre el bebé y la gestante, lo cual ayuda tanto a vigilar el transcurso del embarazo como a planificar el parto.

Durante estas evaluaciones, se determinan con precisión el crecimiento y desarrollo del útero; se establecen la edad gestacional, el peso y la talla del feto, y se estima el peso del bebé al momento del parto. Es muy importante que las ecografías las realice un profesional con formación adecuada y entrenamiento en centros de alto nivel, pues con mucha frecuencia son un factor clave para el manejo adecuado de la gestación y la toma de decisiones importantes, tales como la indicación de alguna intervención o una interrupción del embarazo (por ejemplo, mediante una inducción al parto).

 

¿Qué impacto tienen las ecografías en las mujeres embarazadas?

Las ecografías no implican ningún riesgo para la salud materno-fetal.

Muchas de las futuras madres que asisten a los cursos que ofrecemos en MiApego, han expresado sus dudas con respecto a las ecografías y, en particular, la preocupación de que éstas constituyan un mayor número de “intervenciones” durante el embarazo; sin embargo, la realidad es que, como demuestran algunos estudios, las ecografías son una herramienta que justamente permite prevenir intervenciones innecesarias, especialmente cuando se realizan de manera temprana, así como reducir la tasa de inducciones.

Otras investigaciones han permitido comprobar que la realización de ecografías en las distintas etapas de la gestación aumentan la conciencia de la mujer embarazada con respecto a su estado y favorecen su vinculación con el feto. Está demostrado que las ecografías, puesto que permiten a las futuras madres visualizar al feto, son una herramienta clave en su proceso de asumir el embarazo y las ayudan a prepararse emocionalmente para la llegada de su bebé. De igual manera, se ha comprobado que, cuando el equipo médico procura informar y retroalimentar tanto a la gestante como a su familia, el momento de la ecografía puede convertirse en evento importante para la salud mental de la futura madre, con implicaciones positivas para el desarrollo del vínculo madre-hijo.