Los recién nacidos lucen y actúan de manera diferente a los bebés un poco mayores, pues apenas se están adaptando a su nuevo entorno fuera del útero. A continuación enlistamos cinco circunstancias que se presentan durante las primeras veinticuatro horas de vida del recién nacido y que, si bien pueden resultar sorpresivas, son completamente normales:

 

  1. Respiración irregular
  2. Color de la piel
  3. Las heces o deposiciones
  4. Sueño
  5. Pérdida de peso

 

1. Respiración irregular

El bebé respira en “intervalos”; es decir, hay momentos en los que la respiración del recién nacido es superficial y rápida, mientras que otros es lenta y profunda.

 

2. Color de la piel

Durante las primeras veinticuatro horas, el bebé puede presentar:

  • pies y manos azules o morados
  • piel manchada y roja cuando hace frío o al llorar
  • ictericia leve (rostro amarillo) después de las primeras veintidós a veinticuatro horas

 

3. Las heces o deposiciones

Lo normal es que durante las primeras veinticuatro horas sólo ocurra una deposición. Con la bajada de la leche materna, la cantidad y la frecuencia de las deposiciones suelen aumentar con rapidez, pero en las primeras horas es normal no tener más que un pañal sucio. Durante los primeros días, mientras el calostro –primera leche espesa, pegajosa y amarillenta– se convierte en leche madura, las heces del bebé son de color negro verdoso (meconio).

4. Sueño

Los recién nacidos suelen estar despiertos y en estado de alerta durante las dos primeras horas después del parto. Este período es el mejor momento para comenzar la lactancia y permitir el contacto piel con piel entre el bebé y su madre. Después de las primeras dos horas, por lo general tienen mucho sueño; en sus breves momentos de vigilia, tienden a estar tranquilos y callados. Esta conducta dura poco y por lo general cambia una vez transcurridas las primeras veinticuatro horas.

 

5. Pérdida de peso

Todos los bebés pierden peso en los primeros días después del parto. La pérdida de peso promedio durante las primeras veinticuatro horas es de 4.43% respecto del peso al nacer, aunque se ha observado que los bebés nacidos por medio de cesárea pierden más peso que aquellos nacidos por vía vaginal.