Si bien hay varios signos tempranos que pueden indicar un embarazo, lo mejor es confirmarlo y disipar las dudas. En la actualidad, existen pruebas que se pueden comprar en la farmacia o el supermercado; además, hay distintos exámenes o tests que se pueden realizar con orden médica.

 

  1. Test de orina
  2. Examen de sangre

 
 
 

1. Test de orina

Entre seis y ocho días después de ocurrida la fecundación del ovocito, el cuerpo empieza a producir la hormona gonadotrofina coriónica (hCG). Los tests de orina miden los niveles de esa hormona, la cual suele alcanzar niveles detectables catorce días después de la fecundación, aunque hay algunos más sensibles que pueden detectarla a partir del octavo día. Los tests de orina se pueden comprar en cualquier farmacia.

 

¿Cuándo puedo tomar el test?

Las mujeres cuyo ciclo menstrual es regular pueden hacerse la prueba después del primer día de retraso; si su ciclo no es regular, pero saben cuándo tuvieron relaciones sexuales sin protección, pueden tomar el test catorce días después de esa fecha. En caso de que no se quiera esperar, se puede utilizar uno de los tests más sensibles ocho o diez días después de la relación sexual sin protección; sin embargo, hay que tener en cuenta que esas pruebas son menos confiables y es posible que arrojen un resultado falso negativo.

 

¿Qué tan confiables son los tests de orina?

La mayoría son confiables en un 95-97%. Si la prueba arroja un resultado positivo, es muy poco probable que se trate de un error. Sin embargo, hay casos de falso negativo; esto significa que hay embarazo, pero los niveles de hormona hCG son tan bajos que el test no pudo detectarla. Si el resultado es negativo pero persiste la amenorrea (ausencia de menstruación), es recomendable repetir la prueba.

El consumo de ciertos medicamentos puede incidir en los resultados y provocar un falso positivo. Entre ellos, se incluyen los siguientes:

  • medicamentos para tratar la enfermedad de Parkinson
  • medicamentos para tratar la ansiedad, como el diazepam
  • medicamentos antisicóticos, como la clozapina
  • diuréticos (medicamentos que aumentan la producción de orina) utilizados para tratar insuficiencias cardíacas, renales, etcétera
  • anticonvulsivantes (usados para tratar cuadros convulsivos, como la epilepsia)
  • medicamentos para tratar la infertilidad en mujeres

 

2. Examen de sangre

Si bien el examen de sangre para confirmar el embarazo es menos frecuente hoy día, debido a que la mayoría de las mujeres recurre a los tests de orina caseros, en algunos casos el ginecólogo podría solicitarlo. Existen dos tipos de exámenes de sangre para confirmar el embarazo: uno permite medir la cantidad de hormona hCG en la sangre, y el otro únicamente confirma su presencia. La hormona hCG es detectable en la sangre de siete a diez días después de la fecundación, por la cual es posible confirmar el embarazo más pronto que con el test de orina. En el caso de las mujeres cuyo ciclo menstrual es irregular, el examen que mide la cantidad de hCG en la sangre permite saber con mucha certeza cuándo ocurrió la fecundación, lo cual ayuda al equipo médico a calcular mejor la fecha probable de parto.

Los exámenes de sangre tienen un 99% de confiabilidad, aunque existe la posibilidad de obtener un falso negativo si se realizan antes de los siete días.

 

¿Cuándo puedo realizarme el examen de sangre?

Si su ciclo menstrual es irregular, puede hacerse el examen diez días después de haber tenido relaciones sexuales sin protección. Si el resultado es negativo pero la amenorrea persiste, puede repetirlo de dos a cuatro días después. Este examen sólo se hace por indicación de los profesionales de la salud.

Fuentes: NCT, Mayo Clinic