A poco más de un año de que inició la pandemia de Covid-19, todavía hay muchas interrogantes en torno al coronavirus y sus efectos en los distintos grupos poblacionales. En el caso de los niños, se sabe que pueden contraer y transmitir la enfermedad de la misma manera que los adultos, pero hasta el día de hoy se ha considerado que no están en especial riesgo de desarrollar un cuadro severo; en realidad, la mayoría de los menores que se infectan con el nuevo coronavirus permanecen asintomáticos o presentan síntomas leves, y se recuperan sin sufrir mayores complicaciones. Sin embargo, recientemente se ha observado una inusual respuesta inflamatoria en niños que parece estar asociada a la Covid-19. En esta entrada compartimos la información disponible sobre el síndrome inflamatorio multisistémico, que si bien es grave, afortunadamente es muy raro y puede ser tratado con medicamentos.

 

¿Qué es el síndrome inflamatorio multisistémico?

El síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C, por sus siglas en inglés) es una respuesta inmunitaria excesiva a la infección por Covid-19 que afecta a algunos niños y suele manifestarse de manera tardía, es decir, puede desarrollarse semanas después de haber contraído la enfermedad. Se trata de una afección grave que consiste en la inflamación de distintos órganos y tejidos, tales como el corazón, los pulmones, los riñones, el cerebro, los vasos sanguíneos o el aparato digestivo. Sin el tratamiento adecuado, puede provocar complicaciones serias e incluso la muerte; no obstante, la mayoría de los niños que han sido diagnosticados con MIS-C y han recibido atención médica oportuna se han recuperado de manera favorable.

Erupción de la rubéola en la piel de un niño

 

¿Cuáles son los síntomas del síndrome inflamatorio multisistémico?

Los síntomas incluyen los siguientes, aunque no todos los niños presentan las mismas condiciones:

  • Fiebre persistente
  • Diarrea
  • Dolor abdominal
  • Vómito
  • Sarpullido
  • Dolor de cuello
  • Enrojecimiento de los ojos
  • Fatiga inusual
  • Enrojecimiento o hinchazón de manos, pies, labios y lengua
  • Dolor de cabeza y mareos

 

Es importante tener en cuenta que estos síntomas son característicos de muchas otras condiciones y su presencia no implica necesariamente que el niño tiene síndrome de inflamación multisistémico. Para confirmar el diagnóstico, los médicos necesitarán realizar otros estudios, que pueden incluir:

  • Análisis de sangre
  • Radiografía de tórax
  • Ultrasonido abdominal
  • Ecocardiograma

 

Si el niño presenta signos como dolor intenso de estómago, dificultad para respirar, labios y uñas azulados o grisáceos, confusión o incapacidad para mantenerse despierto, se debe buscar atención médica inmediata.

 

¿Qué provoca el síndrome inflamatorio multisistémico y cómo puede prevenirse?

Hasta el momento, no se sabe por qué algunos niños desarrollan el síndrome inflamatorio multisistémico, pero sí se ha observado que la mayoría de los menores que sufren esta condición tuvieron infección por Covid-19, aunque no necesariamente manifestaron síntomas respiratorios. Al parecer, los varones son más propensos a desarrollar MIS-C, sobre todo si presentan otras condiciones como obesidad o asma. La mejor manera de evitarlo es alentar a los niños a adoptar las medidas de prevención contra la Covid-19, es decir, lavado frecuente de manos, uso de mascarillas y distanciamiento social.

Pediatra

 

 

¿Qué debo hacer si mi hijo o hija desarrolla el síndrome inflamatorio multisistémico?

Si bien el síndrome inflamatorio multisistémico es grave, es muy poco frecuente y suele tener un buen pronóstico si es detectado a tiempo. La mayoría de los niños con MIS-C no requerirán hospitalización y se recuperarán favorablemente, pero es fundamental que el diagnóstico sea oportuno para que puedan recibir el tratamiento adecuado. Por esta razón, es muy importante que las madres y los padres de familias estén atentos y, ante la aparición de algún síntoma, busquen atención médica de inmediato.

 

Fuentes: CDC, Mayo Clinic, Children’s Health